(1) de distancia

Sigue acercándote con esa mirada perdida y tus labios de historias
Sigue, con tus manos que hacen música y esa boca que me canta
Sigue, con el deseo explícito que tienes por mi piel

Sigue, con tus ganas... (y las mías)
Sigue acercándote y puede que te escuche, que te escuche y cante contigo, que te escuche y cante para ti. Sigue acercándote que más temprano que tarde me rozaras los labios y no querré separarme. Sigue porque me erizas la piel, porque me aprietas el estómago, porque me haces sonreír a solas, porque me haces desearte buenas noches y esperarte con los buenos días.
Sigue acercándote con esa mirada perdida sobre el espacio entre mi clavícula y mi hombro derecho, con esa voz tan variable, con tu barba intelectual y con la soberbia de aquel cabello rapado.
Acércate, puede que te toque y no quiera soltarte. Acércate, puede que te bese... Acércate y cántame al oído que hoy tengo ganas de escucharte.
Hoy quiero besarte con el aliento del tinto que te gusta, con el sabor del cigarrillo que detestas, con tus manos frías entre el vaporsito de mis piernas, con tu boca tibia asomándose por mi cuello.
Acércate para no escucharte desesperado si no aparezco, para calmarnos las ansias, para besarte la piel... Acércate y puede que pase...
Con tus nueve milímetros recorridos,
tú sólo quieres que yo camine sobre el 10...
(Y con las ganas que tengo)

2 Monólogos:

-MaR- 30 de diciembre de 2009, 19:12  

Aquí mi monólogo:
1. No había visto tu nueva imagen. Genial!
2. La nicotina puede ser buen afrodisíaco.
3. Ganas que tienen, o qué se tienen?
Besos, Anyi.

Anye 5 de enero de 2010, 0:31  

Ay agüelaaaaa
Yo había escuchado de su nueva cara pero de mala amiga no había echado un vistazo. (Soguy, así, con acento francés)
Sigue acercando quien quiera que seas porque yo tengo ganas de saber que pasa cuando deje de acercarse y llegue.
Te amo y ya dije ya!