¡Por favor!

Señor lo que usted no ha entendido (y yo no se lo voy a volver a explicar) es que el amor que se erige sobre mentiras, egoísmos y omisiones no sirve.
No sirve para nada.
Es por eso que hoy le digo, con el corazón diminuto y los ojos llenos de lágrimas (aquellas que duelen y que no venían desde hacía meses), que su amor, el de las mentiras imbéciles y las acciones de idiota, no me sirve para nada.


Usted sencillamente no me sirve
(de eso ya no me queda la menor duda)

Eso sí, no vuelva a llenarse la boca con un Te Amo.
Usted no tiene ni idea de qué es lo que eso significa.
(Se lo pido, ¡por favor!)
...
Cuando amamos protegemos, no hacemos daño
(no en repetidas ocasiones)
...
Y no le doy las gracias por nada de lo que vivimos juntos,
usted no me estaba haciendo un favor,
el favor, y perdone que se lo diga, se lo estaba haciendo yo.
...
De la estupidez cúrese usted,
de la decepción me curo yo
(le digo)
...
Ya el llanto en otras ocasiones me ha aliviado
y ésta no será la excepción
(me dije)
...
El´punto está en no dejar que se convierta en la regla
(me respondí)

2 Monólogos:

MdlA.- 28 de julio de 2009, 2:33  

Ok, leerte me transporta a la época más dura de mi guayabo. Estoy contigo! sigue escribiendo, que a mi me ayudó full (me ayudaron tanto los escritos publicados como los que tuve que guardar en el disco duro también)

Anyi 28 de julio de 2009, 10:10  

Gracias MdlA. Te juro que escribir a veces no es el remedio más sano pero, sin duda, resulta el más honesto...
Saludos!!! (y si el disco duro no alcanza, siempre habrá memorias extraíbles ;)... Un abrazo!!!